//
archives

RSP Redes Sociales Perú

Esta categoría contiene 86 entradas

Edificio Plaza La Dalmacia

Edificio Plaza La Dalmacia

Telf: 6508990 / 6508991 / 967788410 / 989285488

Anuncios

Las buenas nuevas llegan mas rápido por las redes sociales.

Hasta ahora siempre se ha dicho que las malas noticias venden; los medios informativos plagan sus espacios con accidentes, guerras, catástrofes naturales, muertes o robos, en todas sus variantes. Sin embargo, parece ser que las notas positivas también interesan a la audiencia, y pueden ser tanto o más efectivas a la calar en la mente del destinatario y fomentar su repercusión.

6a013486b9b55a970c015392d7cfb8970b-800wi

Según nuevos estudios, la máxima “si hay sangre, importa” funciona a la hora de llamar la atención, de impactar al destinatario; sin embargo, no tiene en cuenta sus sentimientos. El proyecto de investigación de Jonah Berger, psicólogo social de la Universidad de Pennsylvania, indica que las buenas noticias pueden llegar más lejos en y menos tiempo que las negativas. Para llegar a esta conclusión han escaneado el cerebro humano, analizando asimismo el contenido que se incluye en los mails, posts o conversaciones cara a cara, llegando a la conclusión de que este tipo de contenido es más bien positivo.

Esto no implica necesariamente que la gente prefiere las buenas noticias, sino que nos lleva a pensar que los individuos las comparten más a menudo simplemente porque producen experiencias positivas en el destinatario. Cuando compartes una historia con tus amigos te preocupa cómo puedan reaccionar; por esta razón procuras evitar los aspectos negativos. Cuanto más positivo es un artículo, más posibilidades tiene de ser compartido El estudio de la Universidad de Pennsylvania se basó en el análisis del contenido de los artículos del New York Times más compartidos por los lectores. El proceso de observación se extendió durante seis meses, para el cual se tuvieron en cuenta también aspectos como la ubicación de la noticia en la web del periódico. Un dato destacable es que los artículos de ciencia son los que más gustan a la gente. Estos artículos despiertan admiración entre los lectores, quienes se deciden a compartir esta sensación positiva con su entorno.

Por su parte, los artículos emocionantes o graciosos también tienen gran aceptación, así como algunos que puedan llegar a cabrear o buscar una reacción por parte del destinatario, pero nunca con la intención de entristecerle. Los experimentos de Berger demuestran asimismo que las personas dicen cosas más positivas, cuando se encuentran ante una audiencia numerosa, en lugar de cara a cara. Por tanto, atendiendo a los resultados de Berger, las noticias negativas causan impacto en el destinatario, pero no animan a ser compartidas. En cambio, aquel contenido que destaca por su componente positivo, como puede ser un hallazgo, un dato curioso o incluso divertido, fomentan la necesidad de comunicarlo a los demás.

La transparencia: un valor que debiera estar en auge.

Comerciales los hay de todas clases, como en botica. Seguro que todos conocemos vendedores honestos que nos trasladan información veraz de los productos que venden, con los que nos encanta tratar, porque sabemos que son de fiar. También apuesto a que nos acordamos del nombre de aquel que exageró, cuando no mintió descaradamente, y nos la coló. Al último no le hemos vuelto a comprar y si nos piden referencias no tenemos empacho en decir la verdad más o menos directamente.

Por otro lado cuando vendes un servicio cuyos resultados dependen en gran medida de condicionantes externos, o estamos en un entorno de gran complejidad, podemos resbalar en las expectativas de resultados que le damos al cliente. En este aspecto opino que hoy, en el área de las ventas, hay que vender objetivos razonables, no resultados, analizar con el cliente los retos a los que nos enfrentamos, y luego darlo todo para superar expectativas.

La transparencia tiene que ser un valor en auge. Si tu cliente percibe que eres transparente en lo que puedes ofrecerle, tienes gran parte ganada. Si no eres transparente a la hora de ofrecer servicios vas sin rumbo. Tu discurso se convierte en algo variable sin solidez. Debe ser muy cansado seguir esta línea.

Ser transparente significa para mí, contarle al cliente los condicionantes esenciales que son importantes para él. Las características de tus servicios que le van a dar confianza en que va a comprar algo rentable que se adapta a sus necesidades. No necesariamente tenemos que contar todas las limitaciones de nuestro producto. No digamos este sistema sólo puede controlar 32 equipos, sino con este sistema puedes controlar hasta 32 equipos. Tampoco hace falta contar limitaciones que no afectan al cliente. Si sabes que tu cliente va a necesitar 200 unidades, no hace falta que le digas que el pedido mínimo son 100. Usa tu valioso tiempo comercial en cosas positivas y que aporten.

Algo que a priori puede significar una debilidad, bien presentado puede convertirse en una fortaleza. Una de las primeras cosas que cuento a mis clientes, eso sí después de dedicarle todo el tiempo posible a entender su empresa y sus necesidades, es que dirijo una empresa en la que no tengo empleados; trabajo con colaboradores, en las áreas de telemarketing, desarrollo web, etc. según las necesidades de cada proyecto. Esto me hace altamente competitivo y puedo ofrecer servicios muy flexibles a mejores precios que empresas de otro tipo.

Sin estrategia, sin rumbo, sin nada! Ponte Mosca!

La estrategia de contenidos es el ingrediente más relevante de la actividad SEO y, con demasiada frecuencia, el que menos aparece dentro de los objetivos de las empresas que tratan de mejorar su visibilidad en motores de búsqueda.

¿Qué entendemos normalmente por estrategia de contenidos?

Cuando escuchamos las opiniones de personas con respecto a sus contenidos, habitualmente no perciben la importancia de una estrategia adecuada dentro de su organización. Es habitual, por ejemplo, que interpretemos como “estrategias” acciones como las siguientes:

  • “Vamos a hacer un Blog”
  • “Escribiremos noticias de nuestro sector”
  • “Vamos a colgar vídeos en You Tube”
  • “Distribuiremos nuestros contenido por Facebook y Twitter”
  • “¡Hagámos una blogosfera!”

En realidad, ninguna de estas acciones por separado, ni ejecutadas en conjunto, representan una estrategia de contenido. Son únicamente acciones particulares que pueden tener un objetivo táctico específico. Muy habitualmente, ejecutadas sin más, llevan a la empresa a una espiral de gastos que nadie sabe contabilizar adecuadamente, explicar o incluso justificar de manera razonable.

¿Qué es en realidad una estrategia de contenido?

La estrategia de contenido implica un proceso de análisis y planificación que convierte las palabras, los vídeos y las imágenes en recursos coordinados para la consecución de un objetivo general de la empresa. Dicho de otro modo, usamos los contenidos como un recurso empresarial, tangible, y de modo que el tiempo invertido tenga un fruto que podemos calcular en resultados de valor, como el branding, la captación de clientes potenciales, la obtención de información de contacto, notoriedad, ventas directas, etc.

Existe una estrategia de contenido cuando durante el proceso de análisis e implementación se ha respondido a las siguientes cuestiones:

¿Por qué incorporar el contenido en su estrategia?

Esta es una de las preguntas más importantes y que con frecuencia las organizaciones respondemos peor. Tenemos la sensación, en parte fomentada por los profesionales del marketing online, que la creación de contenidos y la mecanización en herramientas como un Blog o una sección de noticias es buena para nuestro sitio (o nuestro SEO). Esto es parcialmente cierto. Podríamos afirmar de una manera parecido (y de hecho posiblemente hay mucha gente que lo piensa así) que tener un coche es bueno, y necesario, prácticamente para cualquier persona adulta.

Esta afirmación sobre el coche, se parece mucho a la necesidad de un Blog o de cualquier otra forma de contenido. Hay muchas circunstancias en las que una persona adulta pude requerir un vehículo para sus desplazamientos, y una vez tiene conciencia de la necesidad, puede escoger uno que se adapta a sus necesidades, sus objetivos y su consumo, por ejemplo. Muchas personas adultas simplemente no necesitan un coche en su día a día, y la compra significa un uso muy importante de sus recursos destinados a la compra y mantenimiento.

Es cierto, también, que muchas personas adultas compran coches empujados por la “necesidad” de tener un vehículo o por la “necesidad” puntual que puede ocurrir en ocasiones del día a día, y pueden olvidar aspectos muy importantes como el valor neto de la operación en el tiempo, o el coste de oportunidad.

El contenido, por tanto, solo debe ser una herramienta dentro de nuestra estrategia cuando existen motivos para considerarla como tal. Respuestas como “quiero un Blog porque es bueno para SEO”, “quiero un Blog porque es bueno escribir sobre mi tema”, son malas respuestas hacia una pregunta muy importante que te llevará por un camino de consumo de tiempo interminable.

Necesitamos, por tanto, hacernos antes preguntas como “¿verdaderamente mi cliente está buscándome en Internet?”, y si lo está “¿cómo voy a lograr que llegue a mi contenido?” y si llega “¿mi contenido le sirve de verdad para algo?”. Recuerda que  aunque el contenido que escribas te parezca fantástico, el contenido tiene siempre la intención de que le parezca fantástico a otro.

¿Qué contenidos dispongo?

Examinar las posibilidades reales que tengo es una buena manera de iniciar un proceso de análisis. ¿Puedo crear contenido de valor? ¿Qué valor tiene? ¿Cuánto cuesta en tiempo redactarlo o producirlo (vídeo, por ejemplo)? ¿Tengo capacidad para redactarlo o producirlo como mis recursos actuales? ¿Necesito contratar personas que lo redacten para mi empresa? ¿Cuál es su estilo y qué quiero transmitir sobre mi negocio en estos contenidos?

Es frecuente realizar una auditoría de contenido en la organización para detectar además aquellas piezas que son inservibles, negativas para la imagen o por el contrario, muy positivas y útiles pero que no tienen la exposición adecuada.

¿Cuánto cuesta cada año crear y publicar mi contenido, y que espero conseguir a cambio?

Con demasiada frecuencia las organizaciones toman la decisión de iniciar un Blog, un canal de YouTube o cualquier otro recurso de contenido sin valorar la capacidad de alimentarlo adecuadamente de manera recurrente. En realidad, la decisión solo les ha llevado a un gasto que no producirá ningún resultado en el futuro.

¿A quién escribo?

Esta es posiblemente una de las preguntas más simples y relevantes para hacernos. He localizado muy pocos Blogs que hacen comunicación para el target adecuado, La mayoría hemos cometido este error en un punto. Aquí hay una decisión anterior que tomar, y es la utilidad del contenido en nuestra estrategia. Si usamos el contenido como una manera de reforzar nuestra autoridad en un tema, es posible que queramos emitir textos técnicos para comunicar que somos expertos en una materia. Pero si nuestra decisión es que el contenido forme parte de las acciones de captación de leads, entonces debemos afinar mucho y apuntar bien. Revisa tus textos y pregúntate si están escritos para otras personas como tú, o si están escritos para personas que deciden contratar a personas como tú.

¿Lo que escribo, para qué sirve?

Tu contenido debe tener a la vez, siempre, dos funciones: ser útil para tu target y ser útil para tu negocio. Si falta una de las dos, esa pieza de contenido no sirve.

¿Qué recursos tecnológicos son necesarios?

A la hora de iniciar una actividad constante de producción de contenido, es importante entender el mundo de los gestores de contenido y los formatos de diversos tipos de información. La tecnología debe soportar nuestros formatos (a veces hace falta modificaciones en el gestor) y cualquier proceso de verificación o validación necesario. ¿Dispongo de la tecnología suficiente? ¿Qué coste tiene adaptar mi tecnología actual para que cumpla bien el forma y proceso mis nuevos objetivos?

¿Qué directrices editoriales aplican?

En grupos editoriales de varias personas, es importante también trasmitir las claves a las personas y supervisar la correcta implementación. Una organización con una estrategia bien planificada dispone de un tono editorial común y un libro de estilo general. Si mis necesidades son pequeñas (en el orden de recursos humanos que necesito) es posible que no haga uso de reglas editoriales. En cambio, cuando la generación de contenido implica un número medio – ato de personas, este punto se convierte en otro nuevo asunto de atención.

¿Qué personas están relacionadas con los contenidos y cómo afectan a la publicación?

El contenido es una propiedad de la organización, no de las personas en particular que lo generan. Ni siquiera de las unidades de negocio. Por tanto, es muy habitual que muchas personas tienen intereses y afectan a un contenido. El origen de los datos para crearlos, la producción de piezas (vídeo, audio, infografías, etc.) dentro de las unidades de contenido y la verificación o QA (Aseguramiento de Calidad o Quality Assurance) son algunas de los aspectos que tendremos que atender y mecanizar con la tecnología adecuada.

¿Cuáles son mis canales de distribución?

Bien!! He generado un post!

¿Cómo esto va a llegar a un número de personas suficiente? Una estrategia de contenido adecuada toma en cuenta los canales de distribución realistas y también qué costes tiene esta distribución. Entre casos de nuestros clientes, hemos dado frecuentemente con previsiones demasiado optimistas sobre la distribución de los contenidos: la idea de que un Community Manager puede, a través del Social Media, “mover” un contenido para que tenga grandes audiencias dentro de un target específico es falsa y daña con demasiada frecuencia los presupuestos de distribución, y ocurrirá en muy contadas ocasiones así; solo cuando las posiciones sociales de una empresa ya cuentan con volúmenes muy altos de seguidores y penetración en dichos canales.

¿Cómo voy a revisar los resultados?

Hacer un post como este requiere entre 4 y 5 horas de trabajo (esto no es un tiempo muy importante comparado con otros post muy trabajados que otras organizaciones emplean para su comunicación). Pongamos que quisiéramos hacer 4 unidades cada mes.

20 horas al mes suman 240h al año. Vamos a ponerle un costO medio de oportunidad de 50? la hora.

12.000? al año es el valor en costO de oportunidad de usar ese tiempo en otras actividades de rendimiento directo para la organización.

¿Por qué decido hacer esto?

¿Puedo responder claramente por qué hago esta inversión?, y más allá, ¿puedo implementar mecanismos de control de analítica para saber si obtengo algún tipo de rendimiento a través de este esfuerzo?

La creación de contenido y su uso como herramienta de marketing es un área de gestión específica que debemos estudiar y planificar con cuidado. Para entender nuestra posición y tomar las decisiones, podemos empezar por recuperar todas las preguntas que hemos repasado y tratar de responderlas nosotros mismos o proponerlas en una reunión con las personas implicadas.

Si te equivocas en tu branding personal, mancas!!!

 

Antes de nada tengo que decir que aunque hay mucho interés, casi obsesión, por las herramientas dospuntocero cuando se habla de Branding Personal lo cierto es que la visibilidad online sólo es una parte y no la más importante de la estrategia de Marca Personal. Además, el problema con los Social Media no es la falta de información o de contenidos sino más bien el contrario, el exceso.

Adivina+los+Trending+Topics+de+2013

Me he encontrado con frecuencia con que después de dedicar horas a hablar de objetivos, de oferta profesional, de atributos de Marca Personal o de la importancia de los valores o de la especialización, la mayoría de las preguntas se acaban centrando en cuestiones menores como el dominio o URL que deberían tener en su web personal. Siempre que me ocurre me acuerdo de aquello de “Cuando el sabio señala el Sol, el tonto se queda mirando el dedo”.

En realidad, algunos de los errores más habituales que me he encontrado en mis alumnos a la hora de tener éxito en una estrategia de posicionamiento profesional son los siguientes.

Carencia de un propósito

Si me lees con frecuencia habrás visto que no me gusta mucho andarme por las ramas ni soy de los que piensan que basta con desear algo para que las cosas sucedan (cuanto daño ha hecho Yoda, La Fuerza y los Jedis…). Sin embargo creo que es fundamental tener claro hacia donde quieres ir. Ya sabes, todo aquello de la misión, la visión, las metas, los valores, etc.

Por un lado, definir un destino, un objetivo, te ayuda a optimizar tus recursos. Pero desde el punto de vista de la Marca Personal, cuando una persona tiene claro (y lo demuestra con acciones) hacia donde se dirige y qué líneas rojas no está dispuesto a superar, aumenta muchísimo su credibilidad y por lo tanto, su valor.

Sin embargo, muy pocas personas de las que me encuentro tienen definido su futuro. Quizás tengan muy planificadas sus próximas vacaciones, pero casi nadie tiene la menor idea de como quiere posicionarse. Y si esto falla, todo lo demás no se sostiene. Dificilmente podrás ser tomado en serio como profesional en Redes Sociales si no sabes lo que buscas.

Inexistencia de oferta profesional

Siempre digo que una marca, personal o comercial, existe porque detrás tiene un producto, una oferta, algo valioso que la sostiene. Las grandes marcas tienen buenos productos que satisfacen necesidades. Los profesionales también debemos tener algo que nos haga ser demandados.

 

El problema está en que casi nadie tiene definida su oferta. Cuando hago la pregunta “¿Y tú que vendes?” las respuestas suelen estar relacionadas con el título de lo que han estudiado, con el cargo que ocupan o, como mucho, con las tareas que realizan en su trabajo. Pero casi nadie me dice qué valor proporcionan a su “cliente”.

Es importante darse cuenta que si no eres capaz de proporcionar algo valioso o de conseguir que algo mejore con lo que ofreces es muy dificil que te tengan en cuenta y, por lo tanto, que te elijan. Profesionales con título o con cargo hay millones, pero gente que sea capaz de transmitir con claridad el beneficio que pueden proporcionar, hay muy pocos.

Falta de estrategia

Ya no sé cuantas veces habré dicho aquí que todo el esfuerzo, horas y trabajo invertido para conseguir visibilidad online y offline es inutil si no hay un Plan Estratégico Personal. ¿A quién te diriges? ¿Cómo quieres que te conozcan? ¿Cuanto vale lo que haces? ¿Quién es tu competencia? Si no respondes a preguntas como esas y muchas otras más puedes estar perdiendo el tiempo.

Si no tienes claros los pasos que debes dar y las metas a conseguir es muy fácil que acabes dando tumbos. Puedes acabar dedicando tu tiempo a conseguir “followers” cuando lo que necesitas son Euros para pagar las facturas. Puede que te estén contratando para hacer cosas que no te gustan cuando lo que deberías es decir que no a muchos clientes y centrarte en los que te interesan.

El caso es que sin una estrategia clara, es muy facil que pierdas el enfoque y que los demás lo perciban y te difumines. Por lo tanto ese es un error letal a la hora de posicionarte.

Evidentemente si no tienes claro ni hacia donde vas ni lo que puedes ofrecer para conseguir los recursos que te acerquen a tu objetivo dificilmente vas a poder unir la línea de puntos y crear un plan.

Y ya termino por hoy. Como decía al principio, me estoy encontrando con muchos errores a la hora de diseñar una estrategia de Branding Personal, eso es normal y mi trabajo consiste en ayudar a resolverlos. Pero los fallos de bulto que comento son letales y si no eres capaz de darles respuesta más vale que te olvides de crear una Marca Personal conocida, reconocida y valorada.

La nueva era y la peligrosa adicción de los adolescentes a las Redes sociales

Las redes sociales y su interacción con los distintos grupos de edad, especialmente niños y adolescentes, tienen sus ventajas y sus inconvenientes pero lo que está claro más allá de esto es que su interacción con ellas debe ser vigilada debido a que nos encontramos con grupos de edad muy influenciables.

 

Dentro de estos malos usos que se pueden dar a las redes sociales nos encontramos con el caso de la Unidad de Conductas Adictivas de Elda, que este año se ha enfrentado a los primeros casos de adolescentes adictos a las redes sociales. Ambos jóvenes, uno de ellos menor de edad, permanecían encerrados en sus habitaciones durante más de ocho horas tanto conectados a las redes sociales como navegando por Internet. Los padres de los jóvenes se vieron obligados a pedir ayuda a la UCA, que les sometió a una terapia psicoterapéutica con el fin de eliminar esa adicción. Tras cuatro meses de terapia ambos jóvenes lograron recuperarse.

Los principales síntomas de su adicción fueron la bajada de las noticas, el sentido de euforia y también la falta de sueño. A pesar de que no se trata de una adicción que por el momento sea muy común, lo cierto es que en los últimos cinco años el número de menores que ha acudido a este servicio ha aumentado de forma considerable. De hecho, en 2006 esta misma unidad ya atendió al primer niño enganchado a los videojuegos. Se trataba de un joven de 15 años que permanecía varias horas diarias delante de la videoconsola

Según los especialistas estos casos irán en aumento debido a que cada vez son más los jóvenes que cuentan con acceso a Internet y que navegan diariamente por las redes sociales como Tuenti o Facebook. Por ello el coordinador de la unidad, José Miguel Cano pide tanto a padres como educadores estar atentos al comportamiento de los adolescentes y el tiempo que pasan delante del ordenador.

Pero no siempre tiene porqué ser así. Lo cierto es que las redes sociales también se puede utilizar para influir positivamente en las conductas de la población. Por ejemplo, expertos de la Universidad del Sur de California tienen la esperanza de que comprendiendo mejor las interacciones humanas tanto personalmente como online se podría ayudar a prevenir enfermedades y promover conductas saludables. En un trabajo publicado por la revista Science y firmado por el investigador Thomas W. Valente, se plantea esta idea de utilizar la estructura de grupo de las redes sociales y sus interacciones y dinámicas para por ejemplo reducir el consumo de tabaco en una pequeña escuela o disminuir la propagación de enfermedades de transmisión sexual dentro de una comunidad.

Desde el punto de vista de Valente se puede lograr un trabajo mucho mejor en la promoción de conductas saludables si entendemos las redes sociales y su contexto. Para ello, el investigador ha recopilado una serie de métodos para estimular los cambios de comportamiento y cree que éstos son más eficaces a través de estos medios. En su opinión, el sector salud debe empezar a considerar la valiosa información facilitada por herramientas como Facebook o Twitter. Desde su punto de vista no sólo han hecho más sencilla la tarea de recopilar datos, sino que también son perfectas para difundir información y persuadir hacia conductas más saludables.

Las redes sociales son ya una de las principales fuente de información entre los más jóvenes.

Las redes sociales han ido avanzando poco a poco hasta convertirse en fuentes de información que los usuarios consideran esenciales.

Imagen

Este es uno de los muchos datos que ha constatado el estudio realizado por el Reuters Institute Digital Report, en el que se pone de manifiesto cómo en países como Reino Unido, un 43% de los usuarios de internet de entre 16 y 24 años consideran Twitter, Facebook y otras redes sociales similares fuentes esenciales de información. En el caso de los encuestados con edades superiores a los 45 años el porcentaje desciende al 11%, afirmando que prefieren utilizar los motores de búsqueda para este objetivo.

El reportaje de Reuters se basa en un estudio acerca de cómo son consumidas las noticias en Reino Unido, haciendo un particular hincapié en el consumo digital y los dispositivos desde los que se accede. Así, podemos observar cómo Facebook es considerada la red social más popular en la que compartir noticias, con un 55% de los usuarios decantándose por ella. El correo electrónico ocupa el segundo puesto con un 33% de los votos mientras que Twitter es el tercero con un 23%. Google+ y LinkedIn en cambio son citados por un número muy pequeño de usuarios.

El informe también se toma la molestia de comparar los resultados con otros países, dando a conocer por ejemplo que los europeos se suelen mostrar menos interesados que los americanos en compartir noticias. Lo cierto es que, tal y como ya anuncia el reportaje, el paso de la edición impresa a la digital, que se dio muy rápidamente en Estados Unidos, no ha tenido la misma réplica en Europa. Los alemanes por ejemplo son los usuarios más acérrimos a los hábitos tradicionales, con el menor porcentaje de todos en el uso de Internet.

Dentro de las secciones o temas, los usuarios se decantan en primer lugar por la información y noticias relacionadas con ciencia y tecnología (23%). En segundo lugar, con un 19%, están las noticias financieras y en último lugar las noticias relacionadas con la política, por detrás incluso de los cotilleos sobre los famosos.

No sorprende en absoluto tampoco el hecho que los jóvenes británicos confíen más en las fuentes digitales mientras que los más mayores se fíen de la televisión. En el informe se confirma esta teoría, afirmando que en general los usuarios que han crecido con Internet muestran unos hábitos de consumo distintos, por ejemplo comparten más a través de las redes sociales y menos a través de los medios tradicionales.

Respecto a los nuevos dispositivos a través de los que los usuarios se conectan, tenemos en primer lugar a los smartphones al ser considerados los dispositivos más utilizados ahora mismo, con un tercio de los usuarios daneses conectándose a Internet a través de su móvil cada semana. Las tablets también son dispositivos en los que está aumentando mucho el consumo de noticias, con un 58% de los usuarios británicos utilizándolas para acceder a Internet cada semana. Más del 40% de estos usuarios cree que la experiencia a través de estos dispositivos es más satisfactoria que la que ofrecen los ordenadores sobremesa. Aun así en general los consumidores continúan resistiéndose a la idea de pagar por los contenidos online, con Reino Unido como el país menos dispuesto con un 4% y Dinamarca como el que más con un 12%.

Otros datos relevantes extraídos del estudio muestran cómo los usuarios alemanes parecen más interesados en las noticias de corte regional mientras que los norteamericanos prefieren las locales. Tanto británicos como alemanes se muestran devotos seguidores de los deportes, los franceses en cambio prefieren noticias relacionadas con el arte y la cultura. Los daneses se decantan por las noticias internacionales en el 65% de los casos pero a británicos y americanos no parecen interesarles demasiado (48% y 44% respectivamente) puesto que ocupan los últimos puestos.

¿Qué es más importante, conseguir un nuevo cliente o mantenerlo?

Esta trascendental pregunta se la hacen a diario muchos directivos de empresa. La respuesta no es tan sencilla, ambas cuestiones son muy importantes. Estamos de acuerdo en que los clientes son lo que da vida a una empresa, pero ¿tenemos que esforzarnos por mantener a los que ya tenemos? ¿hasta qué punto es rentable invertir recursos en la consecución de nuevos clientes?

Imagen

Por una parte, tan importante o más que conseguir un cliente es mantenerlo; de hecho, resulta bastante más caro lograr un cliente nuevo que retener a uno antiguo. Esto se debe mayoritariamente al gran esfuerzo que constituye la ampliación de la cartera de clientes por parte del departamento comercial. Pero no podemos obviar este apartado, dado que conseguir nuevos clientes es obtener nuevos recursos, otras fuentes de ingresos adicionales a las ya existentes, se trata echar más fuego a la chimenea para evitar que los troncos se apaguen…

Respecto a la fidelización de clientes, hay un aspecto a tener en cuenta, y es el ciclo de vida del cliente, que comienza con la contratación inicial, crece en el primer periodo de disfrute del producto y puede mantenerse o desaparecer; en función del tipo de relación con la empresa, o el grado de satisfacción con el producto. Las empresas deben prolongar al máximo dicho ciclo de vida, con el fin de crear una fructífera relación, beneficiosa para ambas partes. Para ello se hace imprescindible que apuesten firmemente por la fidelización de los clientes ya existentes.

¿Cómo saber si estás realizando una gestión adecuada de tus clientes?

Bien sencillo, preguntándoles. Obtendrás un doble resultado: por un lado, información de primera mano, y por otro, harás que se sientan atendidos, importantes para tu empresa. Existen multitud de acciones que puedes llevar a cabo para ganarte a tus clientes:

Renueva a diario tu compromiso con el cliente, tienes que conquistarle cada día. No dice mucho a tu favor que únicamente le tengas en cuenta el día de la contratación, y luego te olvides de él. Crea un canal de comunicación efectiva con ellos; te servirá para mantener periódicamente el contacto. Aprovéchalo para interesarte por su opinión y aconsejarles sobre la optimización en el uso del producto. Además, claro está, de informarles sobre novedades y lanzarle ofertas en primicia.

Dedica el tiempo necesario a analizar los datos del cliente. Si ya le conoces, sabes sus gustos y lo que espera de ti, podrás aplicarlo para mejorar su grado de implicación con la empresa. Define un mensaje personalizado y darás en el clavo.

Mejora el índice de satisfacción del cliente. Los usuarios demandan atenciones por parte de la empresa, tienen una serie de necesidades que es necesario cubrir, incluso más allá de la mera contraprestación del servicio. Cuida que tu servicio tenga un valor añadido, que puede ser simplemente, ofrecer un seguimiento del producto en tiempo real a través de la web.

Pon en marcha campañas de fidelización,tanto por su volumen de contratación como por presentarte a nuevos contactos. Esta acción tiene un doble objetivo: aumentar las ventas y hacer que te referencien en su entorno. Así verás crecer tu base de datos y con ello tu cartera de clientes potenciales.

En definitiva, tanto para conseguir un cliente nuevo como para mantener uno antiguo, es preciso generar confianza. Si la empresa se caracteriza por realizar un buen trabajo, atraerá a clientes nuevos y sabrá cómo retener a los antiguos. ¿Destinas más esfuerzos a ganar clientes o a mantenerlos? ¿qué tipo de recursos utilizas para fidelizarlos?

Social Media, ¿a mano o a máquina?

Siempre que se habla de Social Media la primera palabra que se viene a la cabeza es Interacción, conversación.

Image

Está claro que la forma de trabajar y construir relaciones laborales fuertes pasa por la conversación con otros profesionales, y que aquel profesional que no esté dispuesto a compartir contenido en las redes sociales, está abocado al fracaso.

La conversación es lo que va a permitir que tengamos éxito, puesto que, gracias a ella, podremos conocer a nuestro target, a otros profesionales, y podremos obtener un feedback que sería difícil de conseguir de otra forma, pero, ¿hay algo más?

Hay muchos profesionales que afirman que el Social Media es la forma dospuntocero de llegar a lo unopuntocero, es decir, a la interacción personal, que debe ser nuestro objetivo. Esto puede recordar a la manera de hacer negocios tradicional de toda la vida: una buena conversación, una buena comida, y cerramos el trato.

Cabe plantearse pues, ¿es suficiente la interacción y la conversación para tener éxito en nuestra estrategia de Social Media, o hace falta algo más?

Sin duda, la conversación y el diálogo es de una importancia capital, pero, también necesitamos evaluar la marcha y el resultado de nuestras acciones.

La conversación nos va a hacer más sociales, nos va a dar visibilidad, pero, necesitamos medir nuestros resultados para ver si vamos en la buena dirección o no.

Las herramientas nos ayudan a medir, a cuantificar, el éxito de las acciones que realizamos, permitiéndonos modificar todos aquellos aspectos que no estén yendo por el camino que hemos trazado en base a los resultados obtenidos.  No debemos pensar en ningún momento que las herramientas nos van a hacer el trabajo, lo van a hacer más fácil en determinados aspectos, pero la tarea la tenemos que llevar a cabo nosotros.

Tampoco debemos obsesionarnos por usar herramientas para todo, ya que son simplemente una ayuda, un complemento a nuestro trabajo. Existen una gran cantidad de aplicaciones que nos pueden hacer nuestra labor más fácil, sobre todo, a la hora de realizar análisis y métricas, pero no lo son todo.

Como decíamos anteriormente, la conversación es la mejor herramienta que podemos usar en Social Media, puesto que es la que mejor va a permitirnos llegar a los demás, unida al contenido de calidad, pero, también es necesario saber qué recogemos de lo que sembramos.

Por lo tanto, ¿es suficiente interaccionar con otros usuarios? No!. Para completar nuestras acciones, medir y analizar el valor y el retorno de las mismas es imprescindible la tecnología y las herramientas especializadas que podemos utilizar para alcanzar y culminar con éxito nuestros objetivos.

Redes sociales en el trabajo: Menos censura y más formación y educación

A estas alturas no deja de sorprender como en la mayor parte de las empresas siguen bloqueando el acceso a las redes sociales a sus trabajadores, incluso cuando algunas de las empresas que realizan esta práctica, tiene presencia en estos canales.

Supongo que es fruto del desconocimiento de las posibilidades que las Redes Sociales ofrecen, a la indefinición del buen uso de las redes sociales en la empresa, debido a la inexistencia del manual de acogida 2.0, y al desfase tecnológico existente todavía en un porcentaje muy significativo de las PyMES.

Cuando revisas datos sobre uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en las empresas, sorprende cómo todavía entre las empresas que sí que tienen conexión a internet, un 40% no dispone de página web, o como todavía existe cerca de un 4% de empresas que no disponen de correo electrónico, algo básico en pleno Siglo XXI.

En cuanto a Comercio Electrónico, sólo el 12,2% de las empresas realizaron ventas mediante este sistema, siendo la mayor parte de estas empresas del sector de los servicios de alojamientos (76,6%)

Conocidos estos datos, incluso se puede llegar a entender que algunas empresas todavía no comprendan que las redes sociales suponen una fuente de información muy importante, en tiempo real, que pueden servir de mucha ayuda para buena parte de los departamentos de cualquier empresa.

Quizás todavía no vean que gracias a estas herramientas, el departamento de Recursos Humanos puede llegar a localizar a grandes profesionales para cubrir determinados aspectos de la organización, conociendo en tiempo real, su trayectoria y conocimientos sobre la materia, o que gracias a los Social Media el departamento de comunicación estará informado en tiempo real de aquello que pueda preocupar a la organización en un momento dado.

Censurar el acceso a las redes sociales en la empresa no es una buena práctica ni la mejor opción, en todo caso, habrá que formar a los empleados sobre el buen uso que pueden hacer de estas herramientas en beneficio de la organización.

No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer en el desarrollo tecnológico de las PyMES y una vez alcancen su punto álgido, podrán empezar a vislumbrar los beneficios que pueden aportarles la web 2.0 y las Redes Sociales.

Redes sociales, un abanico de herramientas y grandes posibilidades para las empresas.

Las redes sociales son claves para las empresas debido a que actualmente es el medio más rápido por el que pueden dar a conocer sus productos. Pero también pueden servir a las empresas para otros propósitos internos.

Más allá de publicitarse en redes sociales como Facebook o twitter, las empresas están utilizando las redes sociales para crear equipos que resuelven los problemas de una manera más rápida, comparten mejor la información entre sus empleados y dan a conocer a sus clientes nuevos productos que aún no han salido al mercado para conocer su punto de vista.Las redes sociales poseen muchas más potencial y aplicaciones prácticas de lo que parece, y ya es hora de que las empresas empiecen a aprovecharse de ellas.

Desde el punto de vista de Marc Benioff, responsable de salesforce, en un nivel muy básico Facebook es la aplicación más popular que existe puesto que cerca de un billón de personas la conoce y sabe cómo utilizarla. Para Benioff gracias a este tipo de webs, acceder a la información se convierte en algo muchísimo más sencillo para todos.

Lo cierto es que ya son dos tercios de las grandes empresas las que utilizan las herramientas que ofrece la Web 2.0, como por ejemplo las redes sociales o los blogs. Un 50% de ellas utiliza desde 2008 las redes sociales internas de las empresas de acuerdo con los datos que ofrece McKinsey&Co. Cerca del 90% de los encuestados afirma que han logrado gracias a ellas beneficios en sus empresas aunque la mayoría afirma que han sido más bien modestos.

Un uso fuerte de las herramientas sociales está correlacionado estadísticamente con la rentabilidad para Michael Nui, responsable del McKinsey Global Institute. Pero parece que aún es pronto para hablar de todo esto puesto que tan sólo un 3% de los encuestados utilizan las herramientas que proporcionan las redes sociales para darlas más de tres usos: conseguir clientes, relacionarse con los empleados y coordinarse con los proveedores.

Es evidente que todo esto de las herramientas sociales es reciente y las empresas aún están ajustándose a las novedades. Está claro que Internet no siempre ha sido así, por ejemplo a finales de los años 90 empresas como Wal-Mart utilizaban Internet para agilizar los inventarios y llevar la cuenta de sus repuestos de una manera más rápida y organizada. Si la Web 1.0 automatizó procesos lentos y tediosos, la Web 2.0 habla de creatividad y diseño desde el punto de vista de Andrew McAfee, profesor en la Harvard Business School.

David Sacks, presidente de Yamer, afirma que lo que se preguntan ahora las empresas es qué ocurrirá en las redes sociales una vez que todo el mundo tenga cuenta de Facebook.

Así, una de las principales facilidades que podría ofrecer esta Web 2.0 a las empresas de forma interna es conectarse, es decir, relacionarse con otras sucursales de la misma empresa para solucionar problemas y resolver dudas de una forma muchísimo más rápida, incluso instantánea. Estas conexiones por las redes sociales obviamente no implican que se vayan a eliminar las demás, simplemente facilitarían la conexión para problemas más pequeños o dudas que tenga cualquier persona de la plantilla.

Escuchar a los clientes puede ser también una forma de crecer como empresa internamente. Como ejemplo está el caso de Dell, que puso en marcha una “tormenta de ideas” entre sus consumidores y que tuvo como resultado más de 17.000 ideas para mejorar sus productos o crear otros nuevos, de las que se adoptaron cerca de 500. En otra ocasión fue Dell la que dejó sus propias ideas ante los usuarios con la idea de conocer sus opiniones, sugerencias o recomendaciones al respecto. Al día siguiente los usuarios habían comentado 83 ideas con las que mejorar los productos.

A pesar de que parece que la Web 2.0 no ha sido tan productiva como su primera generación de finales de los años 90, lo cierto es que desde el punto de vista de economistas como Erik Brynjolfsson, se tarda un mínimo de cinco años en lograr que una nueva tecnología muestre todo el impacto que tiene en las empresas y en el caso de las redes sociales McAfee afirma que en la mayoría de las empresas tan sólo lleva entre dos y tres años.

Actualmente las empresas se están dedicando simplemente a realizar pequeños ajustes en sus procesos para intentar averiguar cómo lograr un mayor impacto y también cómo aprender a interpretar los desorganizados datos que ofrecen los usuarios sobre sí mismos en las distintas redes. Las redes sociales sí tienen el potencial necesario para ser tan importantes en las empresas como lo son ya la telefonía móvil y los ordenadores afirma Stacey Bishop, responsable de Scale Venture Partners.

Street Marketing. Cuando el Marketing sale a la calle

El Street Marketing se está convirtiendo, junto con el Marketing online, en una de las disciplinas comunicativas de mayor crecimiento.

Image

El Street Marketing reune todas aquellas promociones, acciones de comunicación ycampañas publicitarias que se efectúan en el medio urbano o en espacios comerciales mediante técnicas no controladas por las compañías de medios, con el objetivo de generar mayor impacto y un acercamiento más directo con los consumidores.

Por ello, las empresas se han dado cuenta de que en ocasiones no basta con esperar al consumidor. Hay que ir a buscarlo con acciones innovadoras y creatividad, mediante la puesta en marcha de campañas originales y atractivas que generen una mayor atención. Es aquí cuando el Marketing sale a la calle.

Las propuestas utilizadas para desarrollar Street Marketing son infinitas y diversas. El componente creativo y la innovación suele ser el factor determinante que termina marcando la diferencia y la efectividad de este tipo de campañas.

A pie de calle, es habitual encontrarnos con “acciones de acercamiento” donde se nos ofrece información comercial sobre servicios o productos a través de folletos, publicidad impresa o distintos tipos de flyers. Este podría considerarse el formato más básico y primitivo del Street Marketing. Más allá de todo eso, la evolución de esta disciplina ha convertido al territorio urbano, en un escaparate y un canal de comunicación y contacto directo entre el consumidores y anunciantes. Las empresas recurren a propuestas ingeniosas que logran captar la atención del transeunte para trasmitir su mensaje. Juegos callejeros, Plataformas ocio-recreativas, stands callejeros que distribuyen promociones o regalos, animaciones o espectáculos a pie de calle. Todo desarrollado siempre de forma estratégica, creativa y original para captar la atención y el interés de los consumidores, transmitiendo a la vez un sentimiento positivo de proximidad y de simpatía con un plan bien argumentado.

Es evidente que los lugares adecuados para poner en marcha este tipo de campañas son elegidos de forma estratégica, siendo los lugares públicos de mayor concentración y afluencia de transeuntes, los más apropiados para mantener una acción perfectamente programada.

Claves para realizar con éxito un concurso entre fans y usuarios de Facebook

No hay duda de que uno de los beneficios que podemos sacar del uso de las Redes Sociales es la derivación de tráfico hacia una página web determinada, cosa que podemos conseguir utilizando Twitter, creando un vídeo viral que dirija hacia nuestro sitio, o Pinterest, la más nueva de las Redes Sociales y que ha llegado para quedarse.

 

Si hacemos un buen uso de estas herramientas, lograremos nuestros objetivos, que, suele ser obtener más visitas. Para ello, podemos utilizar la red social dirigida por Mark Zuckerberg, Facebook, poderosa aliada de marketing.

 

En Facebook no solo podemos conversar y compartir archivos como fotos y vídeos, sino que además, podemos utilizar concursos y ofrecer premios llamativos para nuestra comunidad. Con un concurso podremos llegar a más usuarios en Facebook, y conseguir así también más “likes”, aunque, por otro lado, esto tiene una doble vertiente: solemos participar en promociones que nos interesan, incluso si tenemos que registrarnos en una web, pero al final de la promoción  se van y no vuelven.  Con un concurso podremos fidelizar a nuestros fans y conseguir nuevos, así como crear contenido viral.

 

Eso sí, si vamos a crear un concurso en Facebook debemos tener claro cuáles son las reglas y recomendaciones para ello, ya que, si incumplimos alguna de estas normas, la red social podría cerrar nuestra página web, además debemos crear unas bases legales del concurso y hacerlas visibles a todos los usuarios.

 

El premios siempre será el mejor incentivo para una masiva participación. Si pretendemos que los usuarios participen, debemos de ofrecer aquello que realmente pueda ser deseado. Suscripciones premium gratuitas a un servicio de pago, viajes o estancias de fin de semana, productos tecnológicos, etc…

 

¿Cómo hacer un concurso en Facebook?

 

Lo primero que debemos hacer es pensar y establecer cuál será el premio que recibirá el ganador del concurso y crear una imagen que sirva de reclamo.

 

Para ello, lo único que tenemos que hacer es entrar en Facebook, pinchar en la pestaña “editar página”, y una vez dentro, en la aplicación FMBL, donde introduciremos el nombre de la nueva pestaña y el código HTML. Luego, solo tendremos que guardar.

 

Si lo que queremos es invitar a hacerse fan para poder participar en el concurso, entonces, le daremos a “opciones”, dentro de esta a “configuración” y luego a “pestaña predeterminada para los usuarios que no son fans”.

 

Por otro lado, Facebook no permite realizar concursos en los muros de los usuarios, por lo que es necesario utilizar alguna aplicación de terceros, como Easypromos.

 

Debemos establecer dentro de las bases legales aspectos como el inicio y el fin de la convocatoria del concurso, limitar el concurso a un público específico, seleccionar la información que queramos recabar del usuario y definir qué tipo de concurso vamos a realizar: ya sea de imágenes, de videos o cualquier otro material.

 

The winner is….

 

Una vez el concurso ha finalizado, debemos contactar con el ganador, pero teniendo en cuenta que Facebook no permite dirigirse al usuario ganador ni por mensaje directo a través de Facebook ni publicándolo en nuestro muro, por lo que deberemos haber recabado información como el email de todos los participantes o el teléfono, o incluso su perfil de Twitter.

 

Podemos crear una acción viral con esta iniciativa si lo compartimos a través de Twitter usando un hashtag que lo identifique, además de poder seguir la aceptación del mismo.

 

Es una buena herramienta para lograr más “likes” y para demostrar a nuestra audiencia que seguimos ahí y que nos preocupamos por ellos.

Claves para realizar con éxito un concurso entre fans y usuarios de Facebook

No hay duda de que uno de los beneficios que podemos sacar del uso de las Redes Sociales es la derivación de tráfico hacia una página web determinada, cosa que podemos conseguir utilizando Twitter, creando un vídeo viral que dirija hacia nuestro sitio, o Pinterest, la más nueva de las Redes Sociales y que ha llegado para quedarse.

 

Si hacemos un buen uso de estas herramientas, lograremos nuestros objetivos, que, suele ser obtener más visitas. Para ello, podemos utilizar la red social dirigida por Mark Zuckerberg, Facebook, poderosa aliada de marketing.

 

En Facebook no solo podemos conversar y compartir archivos como fotos y vídeos, sino que además, podemos utilizar concursos y ofrecer premios llamativos para nuestra comunidad. Con un concurso podremos llegar a más usuarios en Facebook, y conseguir así también más “likes”, aunque, por otro lado, esto tiene una doble vertiente: solemos participar en promociones que nos interesan, incluso si tenemos que registrarnos en una web, pero al final de la promoción  se van y no vuelven.  Con un concurso podremos fidelizar a nuestros fans y conseguir nuevos, así como crear contenido viral.

 

Eso sí, si vamos a crear un concurso en Facebook debemos tener claro cuáles son las reglas y recomendaciones para ello, ya que, si incumplimos alguna de estas normas, la red social podría cerrar nuestra página web, además debemos crear unas bases legales del concurso y hacerlas visibles a todos los usuarios.

 

El premios siempre será el mejor incentivo para una masiva participación. Si pretendemos que los usuarios participen, debemos de ofrecer aquello que realmente pueda ser deseado. Suscripciones premium gratuitas a un servicio de pago, viajes o estancias de fin de semana, productos tecnológicos, etc…

 

¿Cómo hacer un concurso en Facebook?

 

Lo primero que debemos hacer es pensar y establecer cuál será el premio que recibirá el ganador del concurso y crear una imagen que sirva de reclamo.

 

Para ello, lo único que tenemos que hacer es entrar en Facebook, pinchar en la pestaña “editar página”, y una vez dentro, en la aplicación FMBL, donde introduciremos el nombre de la nueva pestaña y el código HTML. Luego, solo tendremos que guardar.

 

Si lo que queremos es invitar a hacerse fan para poder participar en el concurso, entonces, le daremos a “opciones”, dentro de esta a “configuración” y luego a “pestaña predeterminada para los usuarios que no son fans”.

 

Por otro lado, Facebook no permite realizar concursos en los muros de los usuarios, por lo que es necesario utilizar alguna aplicación de terceros, como Easypromos.

 

Debemos establecer dentro de las bases legales aspectos como el inicio y el fin de la convocatoria del concurso, limitar el concurso a un público específico, seleccionar la información que queramos recabar del usuario y definir qué tipo de concurso vamos a realizar: ya sea de imágenes, de videos o cualquier otro material.

 

The winner is….

 

Una vez el concurso ha finalizado, debemos contactar con el ganador, pero teniendo en cuenta que Facebook no permite dirigirse al usuario ganador ni por mensaje directo a través de Facebook ni publicándolo en nuestro muro, por lo que deberemos haber recabado información como el email de todos los participantes o el teléfono, o incluso su perfil de Twitter.

 

Podemos crear una acción viral con esta iniciativa si lo compartimos a través de Twitter usando un hashtag que lo identifique, además de poder seguir la aceptación del mismo.

 

Es una buena herramienta para lograr más “likes” y para demostrar a nuestra audiencia que seguimos ahí y que nos preocupamos por ellos.

Community Manager: ¿Profesional titulado o Autodidacta con talento?

Cuando oyes hablar de los Community Manager parece que te están hablando de seres superiores, que realizan hazañas heroicas, todo el día salvando a la empresa de graves peligros; te es imposible vivir sin ellos… Esto hace que se haya convertido en una profesión con cierto atractivo, que todo el mundo quiera saber más sobre ella. No cabe duda de que se trata de una de las profesiones de moda, pero, ¿cómo se llega a ser Community Manager? ¿eso se estudia? ¿se ha de tener una condición genética especial? ¿es contagiosa? en definitiva, ¿se hace o se nace?

Image

 

Si quieres ser Community Manager has de convertirte en un comunicador nato, además de un gran conocedor de las artes marketinianas. Para triunfar en este campo irremediablemente has de ponerte a estudiar, la preparación es esencial, poseer una base formativa proporciona un bagaje que te facilitará la tarea a la hora de afrontar cada situación que se te presente.

Además de dedicarte a salvar tu empresa cual superhéroe, es preciso que realices labores de análisis, planificación y evaluación, para lo que te vendrá muy bien una serie de conocimientos específicos, tales como la sociología, investigación de mercados o estadística, además de contar con un nivel avanzado de uso de las herramientas de gestión, análisis estadístico y monitorización, imprescindibles a la hora de planificar y ejecutar una estrategia efectiva; recuerda, la potencia sin control no sirve de nada.

Pero además de esto, para ser Community has de nacer con un sexto sentido, una sensibilidad especial, es innegable que debes poseer unas cualidades innatas, que no se enseñan en ninguna academia o universidad, por muy prestigiosa que ésta sea:

Mano izquierda

No se trata de que seas zurdo, sino de que intentes llevar la situación a tu terreno, haciendo gala de tus dotes comunicativas, mostrando a tu interlocutor el respeto que se merece. Has de ser todo un negociador, como los de las películas, donde les toca el difícil papel de mediar entre el secuestrador y la policía, para conseguir liberar a los rehenes sanos y salvos, en este caso tú has de conseguir salvar la situación y que la reputación de tu empresa salga indemne.

Pensamiento lateral

Tienes que tener la habilidad de ver las cosas de un modo diferente al resto de la gente, adoptar una actitud creativa, lo que te abrirá las puertas para encontrar una salida airosa en cada situación, saber reaccionar de un modo inesperado. A la vez has de ser proactivo, marcar el ritmo de los acontecimientos y tomar las riendas para que las circunstancias no te superen.

Compañerismo

No olvides que estás al frente de una comunidad, sabrás ganártela si actúas con sencillez y honestidad, les enganchas con tu entusiasmo y consigues empatizar con ellos, utilizando también, ¿por qué no? un toque de ironía y aceptando las críticas con sentido del humor, nadie es perfecto, ni siquiera tú.

Por lo tanto un Community Manager es un profesional de la comunicación online que pone en práctica esta filosofía de vida en su actividad laboral, hace de su trabajo su modo de realización personal. No se trata de cumplir un horario, sino llevar a cabo una función mediadora entre su empresa y la comunidad que gestiona. Es absolutamente imprescindible que posea una formación adecuada, pero ha de poseer unas cualidades innatas; ser un autodidacta que se reinvente a sí mismo con cada situación que se le plantee, a la que debe hacer frente de forma creativa y profesional. ¿Reúnes estas cualidades? ¿qué otras características añadirías para describir a estos “seres especiales”?

Twitteame

A %d blogueros les gusta esto: