//
archives

Archivos para

Cuando seguidores y followers no son suficiente para las empresas y marcas.

Transitamos por el ciclo de la influencia y la relevancia, las marcas sienten cada vez más que sus contenidos deben ser elaborados a partir de la información obtenida de la interacción con sus seguidores.

Los clientes se transforman en embajadores y para ello,  las marcas deben ser capaces de generar, una experiencia única, un marketing personalizado y una publicidad en la que el medio (la marca) sea el mensaje.

Del Crowdsourcing y la fidelización

Por otra parte el modelo productivo actual se basa en la unión de conocimientos, experiencias y aprendizajes, dando como resultado la exaltación del Crowdsourcing, a partir del cual se construye verdaderamente, una red fidelizada.

Las redes sociales ofrecen a las marcas el acceso a todo un universo de usuarios de forma gratuita lo que debiera ser suficiente para desarrollar campañas que permitieran la obtención de beneficios, pero no es así.

El consumidor actual está cada vez más preparado y es más exigente, ha descubierto que los contenidos son, no sólo lo que les da las respuestas, sino y principalmente, la información a partir de la cual ellos pueden transformarse en abanderados de sus marcas logrando con ello un beneficio conjunto.

Los “me gusta” y los “tweets” ya no son suficientes.

Las empresas que busquen consolidarse como referentes necesitan el “amor” de sus clientes, necesitan el establecimiento de relaciones a largo plazo de igual forma que necesitan a sus amigos y familiares para una promoción eficiente de sus primeras acciones en el Social Media.

La estrategia ahora se encamina en una sola dimensión: la interacción que se derive de cada “me gusta” y no la acción per-se,  es lo que marca la diferencia entre marcas consolidadas y aquellas sólo, populares.

El gran desafío actual se centra en la transformación de las empresas en fuentes inagotables de contenidos que aporten información, entretención y utilidad, la acción comercial ha dejado de ser atractiva y sobre todo, rentable.

El “amor” de los clientes más allá del “me gusta”, la medida del éxito de las empresas

La medida del éxito de las marcas más consolidadas no radica en cuantos seguidores o followers acumula, la relevancia y la influencia se miden de forma tangible  a partir de la fidelización.

Elevar los niveles de participación se ha transformado en el principal objetivo del marketing y la publicidad,  ya que sólo de ellos las marcas pueden entender globalmente a  sus clientes.

Los usuarios hoy hacen del social media una experiencia de vida, consultan sus finanzas mientras escuchan música e interactúan con sus  marcas preferidas, ello permite a las empresas entender al usuario como un “todo” lo que arroja mayores niveles de información para crear campañas 100% segmentadas y casi, personalizadas.

En el momento actual las marcas más consolidadas son las que capturan el corazón de los clientes donde se desencadena la decisión final de compra.  Es a través del impacto y la emoción que los clientes establecen vínculos a largo plazo, dotando a la marca de influencia, eficiencia y mayor penetración.

Los “me gusta” no son suficientes para establecer el valor agregado que requiere el nuevo consumo hoy las marcas,  lo que necesitan es amor.

Anuncios

Errores trascendentes del Marketing Político en los Medios y Redes sociales

En el ambiente político, suele ser habitual recurrir a todo tipo de estrategias de comunicación y marketing dirigidas al gran público y a los ciudadanos.

El crecimiento de los Social Media ha generado que además de las empresas y marcas, las instituciones políticas también recurran a los medios y redes sociales para aprovechar el potencial de estas herramientas con el objetivo de crear y mantener nuevos canales de comunicación.

Prácticamente a puertas de unas nuevas selecciones nacionales, los partidos políticos, militantes y candidatos parecen aumentar de forma frenética su actividad en los medios y redes sociales. Todo con el gran objetivo de llegar a las masas y ciudadanos para comunicar su mensaje y movilizar a sus votantes.

Obama: Un caso de éxito

Antes de su llegada a la presidencia, la campaña de Publicidad y Marketing de Barack Obama, entonces aspirante demócrata a las elecciones de EE.UU tuvo una gran peculiaridad. Debido a la falta de apoyo de otros medios tradicionales, Obama consiguió a través de internet la repercusión y difusión necesaria para generar mayor notoriedad. Todo un fenómeno que supuso el primer caso de éxito político a través de las redes sociales. Barack Obama marco sin duda un antes y un después de la política tradicional que supuso un gran cambio en la forma en que los referentes políticos se relacionan con los ciudadanos a través de las redes sociales.

A pesar de todo ello, muchos partidos políticos siguen demostrando una vez más la verdadera realidad de quienes aún no han comprendido los verdaderos mecanismos e idiosincrasia de los medios de comunicación sociales, reincidiendo una y otra vez en un cúmulo de grandes errores que ponen en entredicho los mecanismos de la política 2.0.

Medios sociales, herramientas de propaganda

Este es quizá el primero de los grandes errores. No es nada nuevo que los partidos políticos utilicen los medios de comunicación como herramientas de marketing y propaganda. Sin embargo, la experiencia de las grandes marcas no está demostrando que la presencia en las redes sociales es más efectiva cuando el objetivo se centra en escuchar y conversar con los usuarios y consumidores, en vez de ser utilizadas exclusivamente como canales promocionales.

Comunicación unidireccional

Los partidos políticos no desarrollan una comunicación social. Su comunicación es unidireccional. No dialogan o forman parte integrada de las conversaciones generadas. Este aspecto fundamental deja en entredicho la falta de interés en uno de los más importantes principios de este tipo de medios. Ser sociales.

Sin escucha ni reacciones

Saber escuchar y reaccionar en consecuencia. Esta es quizá una de las más importantes premisas de los medios y redes sociales, y por norma general parece no tener vigencia en los procedimientos y estrategias de los partidos políticos en las redes sociales. Sus canales no sirven a las personas reales. No atienden a las peticiones y necesidades reales. No existen reacciones ni son tomadas decisiones en consecuencia.

Políticos: La mano que mece la cuna

Generalmente, y sobre todo si hacemos referencia a los más importantes candidatos de partidos políticos mayoritarios, su presencia en los medios y redes sociales esconde sin duda una verdad oculta. No son reales! Sus perfiles en las redes sociales se reducen a espacios testimoniales que se limitan a mostrarnos o informarnos de algunas de sus actividades y compromisos sociales gestionados por terceras personas o equipos de marketing.

El muerto que vive y revive

No es lo mismo estar vivo que estar muerto para revivir de nuevo. Es una forma de entender que durante periodos electorales, los organismos y partidos políticos aumentan frenéticamente su actividad en los medios sociales generando así el ‘máximo ruido’ posible. Sin embargo, tras la agenda electoral su actividad vuelve a verse reducida o ser prácticamente nula en muchos de los casos. Su objetivo se ha cumplido y las redes sociales dejan de ser la herramienta útil y poderosa que les sirvió a la causa.

Sin atención al cliente, Sin atención al ciudadano

Para los partidos políticos, las redes sociales son simplemente un canal de comunicación más. Siempre unidireccional. No sirve de nada que los usuarios o ciudadanos expongan sus quejas, opiniones y denuncias. Casi nunca son escuchados, ni reciben ayuda o atención personalizada.

Imposible gestionar la reputación online

Es una realidad que las empresas y marcas son cada vez más conscientes de la importancia de una buena reputación online. Para lograrlo no basta cono interactuar a través de los medios y redes sociales. Es necesario para ello, introducir los cambios oportunos que atiendan o puedan servir para ayudar y solucionar las necesidades y problemas de los clientes y consumidores.

Generalmente durante los tiempos de crisis, en la mayoría de ocasiones, las conversaciones generadas por los usuarios e internautas suelen manifestarse y adoptar una postura mucho más crítica. Este aspecto conlleva a que sea realmente difícil, por no decir casi imposible, el gestionar y mantener estable la reputación online para mejorar la imagen de cara a la ciudadanía.

En el caso de los partidos políticos, esta se convierte en una tarea imposible. La gestión de la reputación online es una batalla perdida mientras su actuación ante los ciudadanos siga siendo irresponsable y la percepción ante sus decisiones y actuaciones continúe siendo negativa. Es importante entender con esto que las redes sociales no son ninguna panacea.

Ignorados por la falta de confianza

La pérdida de confianza se sitúa como otro de los aspectos más destacados al que se suma la indiferencia de quienes se sienten olvidados o perjudicados por una clase política que se muestra incapaz de solucionar los problemas más importantes. Los usuarios de la red muestran de esta forma su pasividad y falta de confianza negándose a ser partícipes en este tipo de iniciativas. Prueba de ello podemos encontrarlo en el número de fans y seguidores delos diferentes partidos políticos. Cifras ridículas que en la mayoría de los casos no superan los 50.000 participantes en un país de más de 47 millones de habitantes.

Usuarios y el miedo a etiquetarse

El Miedo a etiquetarse figura entre algunos de los aspectos más destacados a la hora de establecer las causas del rechazo de los usuarios para identificarse o posicionarse por los diferentes partidos políticos. La confrontación popular y la diferencia de pensamientos e ideales políticos es considerado para muchos un factor que puede acabar siendo determinante e incluso influir sobre la percepción u opinión que otros tiene sobre los propios usuarios.

Una gran mayoría de las empresas no responde a las quejas de los clientes en las redes sociales

Los vendedores y empresas son conscientes que los medios sociales son un arma de doble filo cuando se trata de hacer correr el boca a boca. En ellos, no sólo se puede obtener un gran reconocimiento y encontrar una brillante oportunidad de obtener recomendaciones y llegar a millones de personas, sino que también puede ocurrir lo mismo, pero de forma negativa.

Muchos saben que sus clientes utilizan redes como Facebook y Twitter para quejarse de ellos, y esto queda manifiesto en un estudio realizado en septiembre de este año por MarketTools.

Sin embargo, casi la mitad de las empresas encuestadas piensan que sus clientes y seguidores en redes sociales no hacen ningún comentario o queja sobre sus productos y servicios en línea y casi una cuarta parte desconoce si sus clientes lo han hecho o no.

Si bien es posible que algunas empresas no deban preocuparse mucho, se debe tener en cuenta que muchas personas recurren a redes sociales como Twitter dada su más rápida propagación y viralidad del mensaje para expresar su frustració, y es aquí donde surge la idea sobre si los ejecutivos de las empresas son lo suficientemente conscientes de las quejas online que pueden estar recibiendo.

MarketTools también encontró que mientras un número considerable de vendedores responde a las quejas de sus clientes tanto en Facebook como en Twitter, suelen dejar muchas preguntas y comentarios negativos sin respuesta alguna.

En Twitter, el 29% dijo que no ha respondido o lo ha hecho muy pocas veces, mientras que el 17% dijo lo mismo de Facebook. Tan sólo un 25% de las empresas presentes en Facebook y un 18% en el caso de Twitter afirman responder siempre a las quejas de los clientes en las redes sociales. Los consumidores no pueden estar contentos con esta frecuencia de respuesta.

La investigación tiende a mostrar que los usuarios quieren que las empresas les respondan en las redes sociales y que el simple hecho de interactuar en línea con un representante de la empresa, puede modificar radicalmente la opinión de una persona y finalizar con la retroalimentación negativa.

Twitteame

A %d blogueros les gusta esto: